jueves, 14 de marzo de 2013

73/365 La soledad de Celedón



Era una noche de perros. Nevaba como si no hubiera mañana. Y el pobre, agarrado a su barandilla sin inmutarse. Da igual que caigan chuzos de punta, que el sigue observando vigilante, todo lo que ocurre en su ciudad, Vitoria-Gasteiz.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario